La historia del Día de las Madres

 

Sin duda, el Día de las Madres es una de las celebraciones más importantes en nuestro país, quizás tanto como la Navidad y el Día de la Independencia. ¿Pero cuál es su origen?

Julia Ward Howe

El germen de la iniciativa estuvo en la activista y abolicionista estadounidense Julia Ward Howe, una de las principales defensoras de los derechos de la mujer en el siglo XIX y líder de la Asociación Americana para el Sufragio de la mujer.[1] En 1872, Ward, quien había conocido a prolíficos escritores de su época como Dickens y Balzac, escribió el Llamado a las mujeres del mundo que más tarde sería conocido como la Proclama del Día de las Madres, a través de la cual exhortaba a las mujeres del mundo a unirse, de manera pacífica, en contra de la violencia y la carnicería desatadas durante la Guerra Civil Estadounidense y la Guerra Franco-Prusiana. La apelación tenía como objetivo lograr que las mujeres tuvieran una participación activa en decisiones de gran importancia política, además de una incidencia directa en favor de la pacificación mundial.

En ese mismo año, Julia Ward intentó establecer el Día de las Madres por la Paz, que se celebraría cada 2 de junio, y en el cual se llevaría a cabo una conferencia “en algún lugar que resulte conveniente, a la brevedad posible, para promover la alianza entre mujeres de diferentes nacionalidades, el arreglo amistoso de cuestiones internacionales”.[2] No obstante, el proyecto fue abandonado pese a sus esfuerzos.[3]

Lee también: Juegos para celebrar con mamá este 10 de mayo

Anna Jarvis

No fue sino hasta 36 años más tarde que la activista Anna Jarvis fundaría el Día de las Madres. Anna fue impulsada por los ideales de Julia al mismo tiempo que por el activismo que su madre, Ann Reeves Jarvis, desempeñó durante la Guerra Civil, escenario durante el cual, junto con un grupo de mujeres, brindó auxilio médico a los beligerantes de ambas facciones y propugnó por condiciones de salubridad más dignas para el trabajo femenino, en especial de la enfermería.[4]

El 10 de mayo de 1908, Anna Jarvis decidió conmemorar el tercer aniversario luctuoso de su madre con una ceremonia en honor suyo que rememorara sus acciones e ideales. El objetivo era promover el Día de las Madres a lo largo de todo el país. La celebración tuvo lugar en la Iglesia Episcopal Metodista Andrews, en Grafton, Virginia, hoy conocida como el Santuario Internacional del Día de la Madre, y estuvo decorada con claveles blancos (símbolo de la celebración y flor predilecta de Ann Reeves) y otros textos en honor al evento. El 26 de abril de 1910, el gobernador de Virginia Occidental, emitió el decreto por el cual se celebraría el primer Día de las Madres de manera oficial. El eco de la celebración llegó a nuestro país en junio de 1911. El periódico El Faro apuntó:

Al domingo de la Biblia (…) se ha añadido ahora, por iniciativa de Anna Jarvis el “Domingo de las Madres”, que es el segundo domingo de mayo de cada año. El objeto de esta celebración es expresar el amor y gratitud, que hombres, mujeres y niños deben á sus madres. Como dice la iniciadora, “ésta es una idea que debe hallar eco en toda clase de organizaciones eclesiásticas, civiles y militares; que puede interesar á todos, no sólo á los que deben al cuidado maternal los elementos de su carácter noble, sino aun á aquellos que han perdido, ó no han gozado, el privilegio más grande de la vida: la tierna y amorosa solicitud de una madre”. Se ha escogido como flor propia de esta celebración el clavel blanco, representando su blancura la pureza, su fragancia el amor, y su belleza y forma, la felicidad.[5]

En 1914, el presidente Woodrow Wilson oficializó la celebración en todo el país, la cual se extendió prontamente a casi todas las naciones del mundo, en especial a Europa.

El Día de las Madres en México

La celebración del Día de las Madres llegó a México en 1922 por iniciativa del periódico Excélsior, dirigido entonces por su fundador Rafael Alducín, y por el Secretario de Educación Pública don José Vasconcelos. En la publicación del 13 de abril de ese año se lanzó la convocatoria:

Excélsior lanza la idea de que se consagre la fecha mencionada -diez de mayo- de una manera especial para rendir un homenaje de afecto y respeto a la madre; y pide la colaboración de sus colegas y del público para realizar ese levantado propósito.[6]

La idea fue bien recibida por el presidente Álvaro Obregón y, en general, por las instituciones. Así, en el Boletín de la SEP apareció por primera vez un reglamento en el que “El trabajo escolar se suspenderá en los días marcados por la ley, como fiestas o duelos nacionales, el Día de las Madres, el Día del Maestro”.[7]

No obstante, la celebración se hizo oficial hasta los años 40 bajo la batuta del mismo periódico que organizó certámenes relacionados con ese día tan especial.

Hay otras versiones respecto al origen del Día de las Madres en México, tan pintorescas como anecdóticas. Una de ellas afirma que fue un trabajador del Excélsior quien propuso y difundió la idea entre los obreros que allí trabajaban. Estos habrían elegido el 10 de mayo por coincidir con el día de pago, y de algún modo la idea habría sido bien vista, y hasta celebrada, por el director Alducín.[8]

Este y todos los Días de las Madres celebremos honrando a quienes nos han dado lo mejor de sus vidas, pero no sólo con flores y tarjetas, sino con momentos de calidad a su lado.

También honrémoslas reflexionando sobre la lucha que millones de mujeres entablan día a día para lograr un mundo más justo e igualitario.

 

Notas:

[1] Julia Ward fue escritora de profesión y la primera mujer en ser miembro de la Academia Estadounidense de las Artes y las letras. Entre sus obras notables destaca la composición de la letra del Himno de Batalla de la República, la canción más popular entre el ejército norteño durante la Guerra de Secesión.

[2] Julia Ward Howe, “Appeal to womanhood throughout the world”, An American Time Capsule: Three Centuries of Broadsides and Other Printed Ephemera, Library of Congress, 1870. En línea (en inglés): https://www.loc.gov/resource/rbpe.07400300 (Consultado el 4 de mayo de 2021).

[3] LEIGH Eric Schmidt, Consumer Rites: The Buying and Selling of American Holidays, Princeton University Press, 1997, pp. 252.

[4] “The Founding of the mother’s day”, en línea: https://web.archive.org/web/20080227233926/http://www.mothersdayshrine.com/history.php (Consultado el 4 de mayo de 2021).

[5] “El Domingo de las Madres”, en El Faro, México, 7 de junio de 1911, p.5.

[6]  Excélsior, 13 de abril de 1922, p.1

[7] “Reglamento interior para los jardines de niños…”, en Boletín de la Secretaría de Educación Pública, México, 1922, p.151.

[8] Luis Tinajero Portes, Días conmemorativos en la Historia de México, Universidad Autónoma de San Luis Potosí, 1994, p.89.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *