Adrián Chesterman: el realismo fantástico detrás de Ravensburger.

 

“La gente que ha inventado las tablets y los teléfonos inteligentes… sabe que esos dispositivos han separado a las familias. Y los rompecabezas hacen todo lo contrario: las unen”.

Si recuerdas los afiches promocionales de Jurassic Park que decoraban los videocentros allá por los años noventa, entonces ya conoces a Adrián Chesterman, uno de los ilustradores más talentosos que han diseñado rompecabezas para Ravensburger.

Nacido en Londres en 1955, Chesterman realizó sus estudios en el Royal College of Arts, de su ciudad natal. Cuenta con un posdoctorado como maestro en Arte y un portafolio envidiable en diversos ámbitos, entre los que destacan los gráficos publicitarios para Coca-Cola y Rolls Royce; las portadas para los libros de Jackie Collins y Jack Higgins, y las portadas y afiches para las producciones audiovisuales de El sentido de la vida, de los Monty Python, y Jurassic Park, de Steven Spielberg. En 1978 diseñó la portada del disco ‘Bomber’, de Motörhead, la cual consideró como la portada más famosa que había hecho nunca.

Bomber, de Motörhead, “la portada más famosa que he hecho nunca”.

Aunque su arte es diverso y se adecua a los proyectos en los que trabaja, en todos y cada uno de los trabajos de Chesterman siempre está presente su estilo fantástico-realista que resulta tan atractivo. Sin caer en el simplismo y en las salidas fáciles que ofrece el sincretismo en el arte, Chesterman ha logrado sortear las dificultades conceptuales imprimiendo en su obra un estilo híbrido entre realismo y ciencia ficción, pero cuya eficacia la dota de unidad orgánica. La nitidez y saturación de los colores le dan a cada ilustración una personalidad concreta que resalta por sus fantásticas tonalidades.

La amplitud de la obra de Adrián Chesterman alcanza todo tipo de tópicos: desde el futurismo y el paisajismo hasta la vida marina, la cual parece ser uno de sus temas favoritos. Los diseños de la vida marina son unos de los rompecabezas más vendidos de Ravensburger y, cuando se les mira con detenimiento, puede descubrirse en ellos el estilo del artista en estado puro.

En entrevista para el portal español Chemartaco, Adrián Chesterman afirmó que sus rompecabezas se venden más en Silicon Valley, Los Angeles, donde se encuentran las matrices de Google, Facebook y Apple, principales productores de los gadgets y tendencias de comunicación modernos. La explicación de este curioso fenómeno, en palabras de Chesterman, es que “la gente que ha inventado las tablets y los teléfonos inteligentes… sabe que esos dispositivos han separado a las familias. Y los rompecabezas hacen todo lo contrario: las unen”.

No se trata de un ilustrador ni de un diseñador de rompecabezas de ocasión; Adrián Chesterman representa el compromiso con el arte y, especialmente, con lo que éste significa para las personas: la unión común a través de una actividad como armar rompecabezas.

Chesterman radica actualmente en España y realiza diseños para diferentes marcas de rompecabezas además de Ravensburger, como la marca turca Anatolian.

Rompecabezas firmado durante el torneo celebrado en Valladolid, 2019.

 

2 thoughts on “Adrián Chesterman: el realismo fantástico detrás de Ravensburger.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *