Juegos para un Día de Muertos en familia: Mysterium

Este Día de Muertos pasa momentos en familia con Mysterium.

 

Introducción

Durante un baile de máscaras ofrecido en la mansión del conde de Warwick, uno de sus sirvientes murió de manera inexplicable. ¿Se habrá tratado de un asesinato? Sin embargo, tras varios días de investigación, la policía determinó que la muerte del mozo se debió a un muy desafortunado accidente.

Luego de cierto periodo y por razones igualmente misteriosas, el conde de Warwick decidió vender su mansión al señor MacDowell, quien ha estado viviendo allí durante hace algún tiempo.

Pero, recientemente, dicho señor, muy sensible a hechos sobrenaturales, ha advertido la presencia del espíritu del sirviente y ha pedido ayuda a seis talentosos médiums de todo el mundo para que hagan una sesión espiritista y se comuniquen con el fantasma. ¿Podrán los videntes resolver de una vez por todas el misterio detrás de la muerte del sirviente?

¿Qué es Mysterium?

Se trata de un juego narrativo en el que los jugadores deben trabajar en equipo para descubrir el misterio detrás de un espectro que habita una antigua mansión. Uno de los participantes asumirá el papel del espíritu y se encargará de proporcionar las pistas a los demás jugadores, quienes harán el rol de videntes. El equipo tendrá 7 turnos para interpretar las visiones del espíritu y descubrir el misterio que envuelve su asesinato: quién lo mató y dónde y con qué lo hizo.

¿Por qué jugar Mysterium?

A diferencia de otros juegos de detectives, en Mysterium las pistas las proporciona la víctima del crimen a través de cartas bellamente ilustradas con escenarios y personajes sacados de los sueños más extraños. Los jugadores deberán interpretar las visiones del espíritu para conocer la verdad sobre el crimen. ¿Cuál sería la pista adecuada para decir que el culpable fue el cocinero?

¿Y que el lugar del crimen fue el baño?

¿Y que el arma fue un martillo?

Por supuesto, estas pistas son muy fáciles porque nosotros las elegimos a propósito de poner un ejemplo. Pero en el juego, las cartas que el espíritu tendrá a su disposición serán aleatorias, por lo que deberá usar toda su imaginación y creatividad para que los videntes resuelvan el enigma con las visiones disponibles.

Lo anterior hace que Mysterium sea un juego perfecto para ejercitar la imaginación y la creatividad de todos los jugadores, así como la comunicación al entablar un diálogo interesante basado en la interpretación de las imágenes.Sin duda es un gran juego para fomentar la unión y la diversión familiar.

¿Hay un ganador en este juego?

Sí y no. El objetivo principal es que el grupo de médiums resuelva el misterio del espíritu, por lo que la victoria dependerá del éxito de las adivinaciones de cada uno de ellos. No obstante, durante el desarrollo del juego cada jugador tendrá su propia visión y podrá votar si considera que los demás han acertado o no en sus adivinaciones. Por lo tanto, podrá considerarse que el ganador será quien tenga más puntos de visión.

¿Cuáles son las especificaciones?

Mysterium está diseñado para mayores de 10 años y juegan de 2 a 7 jugadores. Las partidas duran entre 40 y 60 minutos aproximadamente. Preparar el juego no te llevará más de 5 minutos. Contiene instrucciones en español.

¿Quiénes lo publican?

La marca francesa Asmodee, una de las más grandes e importantes editoriales lúdicas del mundo.

Fue ganador del premio al Juego del Año por el As D’Or, en Cannes, en 2016.

¿Algún tip?

Si te has enganchado con Mysterium y lo has jugado ya tantas veces que las cartas se han vuelto repetitivas, no te preocupes, puedes adquirir la expansión Mysterium: secretos y mentiras o usar las cartas del Dixit o de cualquiera de sus expansiones. Así, nunca te faltarán grandes momentos en familia.

Extra tip: puedes descargar una ambientación sonora que hará que tus partidas sean más intensas y misteriosas dando click aquí.

¿Dónde lo compro?

Aquí: Mysterium

El Día de la Raza en México

En 1929, durante el gobierno de Emilio Portes Gil y por influencia de José Vasconcelos, se oficializó el Día de la Raza como día nacional. Sin embargo, no fue la primera vez que en México se conmemoró el descubrimiento de América. Nos remontamos al año de 1892 cuando, en el marco del cuarto centenario del aniversario de la llegada de Colón, se declaró el 12 de octubre como día de fiesta nacional, enfatizando y celebrando el mestizaje, así como la hermandad de americanos y europeos. Dicha celebración fue todo un acontecimiento en varias ciudades del país, especialmente en la capital. Según testimonios de la prensa, “la ciudad, aun en los barrios más humildes y apartados, se encontraba engalanada […] y los colores del pabellón mexicano se combinaban con los de la bandera española y las colonias extranjeras”. Esta muestra de afecto, fue una clara fraternización con la comunidad de España en nuestro país. Durante dicha celebración, Porfirio Díaz desveló el monumento a Colón que aún se yergue sobre la avenida Buenavista, en la CDMX.

No obstante, con el paso de los años, el entusiasmo y el interés por la celebración ha ido en declive. En 1917, Venustiano Carranza retomó el motivo de la festividad, nombrándola como la conocemos: Día de la Raza. Pero aquella vez el bullicio no fue mayor que una ceremonia solemne en la Universidad Nacional de México.

Tras el decreto oficial de 1929, el Día de la Raza se ha constituido como día de conmemoración sin más trascendencia que la de ser una rememoración histórica para los niños. En la segunda mitad del siglo XX, muchos países hispanoamericanos han optado por cambiar el nombre de la celebración. En Argentina, desde 2007, es el Día de la Diversidad Cultural Americana; en Bolivia, el Día de la Descolonización; en Ecuador, Día de la Interculturalidad y la Plurinacionalidad. Incluso, en Estados Unidos el Columbus Day ha sido motivo para concientizar acerca de las condiciones sociales de las comunidades piel roja.

Desde el siglo XIX hemos celebrado la hermandad del nuevo y el viejo continente, pero quizá sea momento de fraternizar también con los pueblos indígenas. El verdadero mestizaje no es solamente aquella raza cósmica que pensó Vasconcelos, sino una hermandad absoluta con Europa, África, Oceanía, Asia, América y con nosotros mismos. Qué sea la raza y cuáles sean los lazos que nos unen entre razas y naciones, es una de las lecciones que nos deja un día tan importante como éste. ¿Cómo le enseñamos a nuestros niños que la dignidad no tiene que ver con religiones, razas o políticas, sino justamente con la humanidad a todos por igual?

Sin embargo, al margen de estas reflexiones, la historia universal es vasta y muy interesante. ¿Cuál fue la ruta que siguió Colón? ¿A dónde quería llegar? La historia se aprende más si se explica mediante imágenes. En La Casa de la Educadora tenemos el material perfecto: rompecabezas de mapamundis con los cuales pueden aprender en familia los viajes que realizó Colón.

Día Internacional de la Niña

¿Qué se celebra?

Más que una celebración, el Día Internacional de la Niña está dedicado a visibilizar los problemas que las menores de 17 años enfrentan en los diferentes ámbitos de su vida diaria: los prejuicios y abusos de género, la violencia y la desigualdad laboral y educativa. Asimismo, invita al mundo a reflexionar acerca de las estrategias éticas y políticas que deben adoptarse para forjar un mejor futuro para las mujeres. Sumariamente, nos recuerda también la presencia fundamental de las mujeres en sectores imprescindibles como la educación, la economía, la ciencia y la política.

¿Desde cuándo se celebra?

Desde 2012 por decreto de la ONU.

¿Cuál es el sentido de este día?

El sentido del Día Internacional de la Niña no es sesgar los problemas de cada género, sino definir los obstáculos específicos a los que se enfrentan las niñas en nuestra sociedad, partiendo del contexto en el que se desarrollan y fomentando medidas éticas para superarlos.

¿Qué podemos hacer nosotros?

Como padres de familia o tutores, la mejor forma de hacer conciencia respecto a la situación de nuestras niñas (e indirectamente también de los niños) es mediante una educación crítica, tolerante y libre de prejuicios. Enseñar a nuestros hijos que niños y niñas son iguales en derechos y oportunidades, y que ninguno es más ni menos intelectual o físicamente hablando, es esencial para su formación humana y para el progreso de la sociedad mexicana. Para ello es importante mantener una comunicación abierta en nuestro círculo familiar.

 ¿De qué modo podemos propiciar un ambiente familiar abierto a la comunicación?

Educar no significa solamente transmitir conocimientos, sino también experiencias. Una buena forma de abrir un canal comunicativo con nuestros niños y niñas es a través del diálogo que surge durante el juego. Los juegos de mesa y los rompecabezas permiten centrarnos en un objetivo en común, mismo que propicia el diálogo asertivo, abierto y, sobre todo, participativo.

¿En La Casa de la Educadora tenemos juegos y rompecabezas ideales para niñas?

¡Por supuesto! Desde rompecabezas de princesas hasta rompecabezas de superhéroes, luchadores, coches, dinosaurios, planetas, paisajes y animales… Todos nuestros juegos y rompecabezas están hechos para niñas y niños, sin distinción alguna.

El primer juego de Ravensburger

En 1884, Otto Robert Maier lanzó al mercado el primer juego de mesa de Ravensburger: “Viaje alrededor del mundo” (Reise um die Erde). El juego fue una adaptación de la novela de Julio Verne, Viaje alrededor del mundo en 80 días; los jugadores debían ser los primeros en viajar por el mundo y regresar a Londres usando diversos medios de transporte.

En este juego, cada uno de los participantes (2 a 6 por partida) asume el rol de Phileas Fogg, el caballero británico que emprende la famosa travesía narrada por Verne. Para lograr el objetivo, los jugadores deben usar hábilmente las tarjetas de transporte y tomar las decisiones correctas para completar el viaje. Sin embargo, también deben superar las dificultades que el detective Fix les pone sobre cada paso que dan. El primero en llegar a Londres es el ganador.

Hacia 1987,  Wolfgang Kramer y Klaus Buergle reeditaron el juego.  Actualmente, sólo puede adquirirse en el museo del rompecabezas de Ravensburger, en Alemania. No obstante, en la Casa de la Educadora, tenemos un amplio catálogo de juegos de mesa de la marca alemana, así como rompecabezas.

 

El primer juego de mesa de Ravensburger

5 consejos para tu primer rompecabezas.

5 consejos para que armes con éxito tu primer rompecabezas.

Armar rompecabezas puede parecer un trabajo arduo e intimidante, especialmente cuando ves que algunos amantes de los rompecabezas experimentados sufren y se dan topes contra la mesa. Lo que probablemente no has considerado es que esos rompecabezas suelen tener miles de piezas y diseños muy complejos, pensados especialmente para desafiar a los expertos. Pero no te asustes. Si te estás iniciando en este increíble mundo, nosotros te damos 5 consejos para que armes con éxito tu primer rompecabezas.

1.- Busca con quién armarlo.

Sabemos que, para muchas personas, armar un rompecabezas en solitario puede ser una actividad terapéutica como dar largas caminatas por el parque. Sin embargo, nosotros creemos que armar rompecabezas es mejor en familia o con los amigos. Planea tu fin de semana y cita a los que más quieres en la sala de tu casa. Con un objetivo común, crearán vínculos más estrechos entre ustedes, al tiempo de que se divertirán ejercitando su mente. También, un rompecabezas es buen motivo para iniciar una charla profunda y compartir lo mejor de ustedes.

2.- Elijan uno.

Si nunca has armado un rompecabezas, elige uno de pocas piezas. Uno de 100 o 200 podría ser adecuado para que empieces en solitario. Pero si juntaste a tu familia y tampoco están habituados a armar rompecabezas, uno de 500 piezas es perfecto. Elijan un diseño que les guste a todos. Hay de muchos temas: desde el reino animal hasta obras de arte clásico. Sólo es cuestión de ponerse de acuerdo. ¡Las posibilidades son muchas! Puedes buscar uno de Ravensburger por acá.

3.- Distribuyan tareas.

Antes de comenzar a ensamblar las piezas, identifiquen las secciones del rompecabezas guiándose por la caja y decidan quién buscará y armará qué cosa. Pueden proceder armando secciones, figuras o las orillas. Ustedes elijan el procedimiento que más crean conveniente. Todo dependerá de su destreza. Pero recuerden que la comunicación es crucial. Todos deben estar pendientes de las tareas que los demás llevan a cabo para apoyarlos cuando sea necesario. Es probable que, mientras armas, por ejemplo, el cielo, te encuentres la pieza de un árbol. Así, no dejes que se pierda y dásela a quien sea el encargado de armar la vegetación.

Para hacer más sencillo el proceso de separación y asociación, un clasificador de piezas es de gran ayuda.

4.- Junten sus secciones. 

Una vez que han armado sus partes correspondientes, ayuden a terminar las que hagan falta y, entre todos, coloquen la última pieza. ¡Sabemos que se sentirán satisfechos y felices! Celebren su logro como quieran. Finalmente, decidan qué harán con el rompecabezas: ¿Lo colgarán en la pared o lo desarmarán para volver a armarlo en otra ocasión?

5.- ¿Y luego?

Armar un rompecabezas puede llegar a ser una de las sensaciones más satisfactorias de todas, pero también puede generar un entusiasmo todavía más grande. Es probable que, tras finalizar, se queden con ganas de más. La próxima vez podrían intentar con uno de 1000 piezas y, paulatinamente, aumentar la dificultad de sus desafíos. Pregúntense: ¿Podríamos armar un rompecabezas de 5000 piezas en un solo fin de semana? En la Casa de la Educadora tenemos de 500, 1000, 1500, 2000, 3000, 5000, 9000, 18000 ¡y hasta de 40,320 piezas! Ustedes elijan qué desafío quieren superar. Armar rompecabezas es una actividad que fomenta la unión familiar y crea vínculos estrechos entre todos sus miembros.

Este fin de semana apaguen la televisión y sus smartphones. Que nada los distraiga de su familia y de las piezas. Les garantizamos que es una actividad que nunca olvidarán.